GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

Juan XXIII piedra miliar en la historia de la Iglesia del siglo XX

Imágenes del Papa Juan XXIII
Videos del Papa Juan XXIII

Palabras del papa Francisco en el 50 aniversario de su muerte

Por Redacción

CIUDAD DEL VATICANO, 04 de junio de 2013 (Zenit.org) - Con ocasión del 50 aniversario de la muerte del beato papa Juan XXIII, se celebró ayer por la tarde en la Basílica Vaticana, una Santa Misa presidida por monseñor Francesco Beschi, obispo de la diócesis italiana de Bérgamo. Al final de la celebración eucarística, el papa Francisco se encontró en la misma basílica con los participantes en la Peregrinación de la Diócesis de Bérgamo. Luego del saludo de monseñor Beschi, el santo padre dirigió unas palabras a los presentes. Ofrecemos el texto del saludo del papa.

*****

Queridos amigos de la Diócesis de Bérgamo:

Estoy feliz de darles la bienvenida aquí, en la tumba del Apóstol Pedro, en este lugar que es la casa de todo católico. Saludo con afecto a su Obispo, monseñor Francesco Beschi, y le agradezco por las gentiles palabras que me ha dirigido a nombre de todos.

Hace exactamente cincuenta años, precisamente a esta hora, el Beato Juan XXIII dejaba este mundo. Quien, como yo, tiene una cierta edad, mantiene un vivo recuerdo de la conmoción que se difundió por todas partes en aquellos días: la Plaza de San Pedro se había convertido en un santuario a cielo abierto, recibiendo día y noche a los fieles de toda edad y condición social, en trepidación y oración por la salud del Papa. El mundo entero había reconocido en el Papa Juan un pastor, un padre. Pastor porque era padre. ¿Qué cosa lo había convertido en tal? ¿Cómo había podido llegar al corazón de personas tan diversas, incluso de tantos no cristianos? Para responder a esta pregunta, podemos recordar su lema episcopal, Obedientia et pax: obediencia y paz. «Estas palabras - anotaba monseñor Roncalli en la víspera de su consagración episcopal - son un poco mi historia y mi vida» (Diario del Alma, Retiro de preparación para la consagración episcopal, 13-17 de marzo 1925). Obediencia y paz.

Quisiera partir de la paz, porque este es el aspecto más evidente, aquello que la gente ha percibido en el Papa Juan: Angelo Roncalli era un hombre capaz de transmitir paz; una paz natural, serena, cordial; una paz que con su elección al Pontificado se manifestó al mundo entero y recibió el nombre de la bondad. Es tan bello encontrar un sacerdote, un cura bueno, con bondad. Y esto me hace pensar a una cosa que San Ignacio de Loyola -ah, non hago publicidad eh- san Ignacio decía a los jesuitas, cuando hablaba de las cualidades que tiene que tener un superior. Decía: tiene que tener esto esto esto esto, una lista larga de cualidades, pero al final decía: y si no tiene estas virtudes que al menos tenga mucha bondad. Esencial. Es un padre, un sacerdote con bondad.

Fue esto indudablemente una característica distintiva de su personalidad, que le permitió construir en todas partes sólidas amistades y que resaltó de manera particular en su ministerio de Representante del Papa, desempeñado por casi tres decenios, a menudo en contacto con ambientes, mundos tan lejanos de aquel universo católico en el que él había nacido y se había formado. Justamente en aquellos ambientes él se demostró un eficaz constructor de relaciones y un válido promotor de unidad, dentro y fuera de la comunidad eclesial, abierto al diálogo con los cristianos de otras Iglesias, con exponentes del mundo judío y musulmán y con tantos otros hombres de buena voluntad.

En realidad, el Papa Juan transmitía paz porque tenía un ánimo profundamente pacificado, él se había dejado pacificar por el Espiritu Santo. Y este ánimo pacificado fue fruto de un largo y comprometido trabajo sobre sí mismo, trabajo del que ha quedado abundante rastro en el Diario del Alma. Allí podemos ver al seminarista, al sacerdote, al obispo Roncalli empeñado en el camino de progresiva purificación del corazón. Lo vemos, día a día, atento a reconocer y mortificar los deseos que provienen del propio egoísmo, a discernir las inspiraciones del Señor, dejándose guiar por sabios directores espirituales e inspirar por maestros como san Francisco de Sales y san Carlos Borromeo. Leyendo aquellos escritos asistimos verdaderamente al tomar forma de un alma, bajo la acción del Espíritu Santo que actúa en su Iglesia, en las almas. Ha sido Él, decisivamente, que con estas buenas disposiciones, les ha pacificado el alma. Y aquí llegamos a la segunda y decisiva palabra: “obediencia”. Si la paz ha sido la característica exterior, la obediencia constituyó para Roncalli la disposición interior: la obediencia, en realidad, fue el instrumento para alcanzar la paz.

Ante todo ella tuvo un sentido muy simple y concreto: desenvolver en la Iglesia el servicio que los superiores le pedían, sin pretender nada para sí, sin sustraerse a nada de aquello que le era pedido, incluso cuando eso significó dejar la propia tierra, confrontarse con mundos a él desconocidos, permanecer por largos años en lugares donde la presencia de católicos era escasísima. Este dejarse conducir, como un niño, construyó su recorrido sacerdotal que ustedes bien conocen, de secretario de monseñor Radini Tedeschi, padre espiritual en el Seminario diocesano, a Representante pontificio en Bulgaria, Turquía y Grecia, Francia, hasta Pastor de la Iglesia veneciana y finalmente a Obispo de Roma. A través de esta obediencia, el sacerdote y obispo Roncalli vivió también una fidelidad más profunda, que podremos definir, como él habría dicho, abandono a la divina Providencia. Él ha constantemente reconocido, en la fe, que a través de aquel recorrido de vida aparentemente guiado por otros, no conducido por los propios gustos o sobre la base de una sensibilidad espiritual propia, Dios iba diseñando su propio proyecto.

Era un hombre de gobierno, era un conductor, pero un conductor conducido, por el Espíritu Santo, por la obediencia. Aun más profundamente, mediante este abandono cotidiano a la voluntad de Dios, el futuro Papa Juan vivió una purificación, que le permitió desprenderse completamente de sí mismo y de adherir a Cristo, dejando así emerger aquella santidad que la Iglesia ha después oficialmente reconocido. «Quien perderá la propia vida por mí, la salvará» nos dice Jesús (Lc 9,24). Aquí se encuentra la verdadera fuente de la bondad del Papa Juan, de la paz que ha difundido en el mundo, aquí se encuentra la raíz de su santidad: en esta su obediencia evangélica.

Y esta es la enseñanza para cada uno de nosotros, pero también para la Iglesia de nuestro tiempo: si sabemos dejarnos conducir por el Espíritu Santo, si sabemos mortificar nuestro egoísmo para hacer espacio al amor del Señor y a su voluntad, entonces encontraremos la paz, entonces sabremos ser constructores de paz y difundiremos paz a nuestro alrededor. A cincuenta años de su muerte, la guía sapiente y paterna del Papa Juan, su amor por la tradición de la Iglesia y la consciencia de su constante necesidad de actualización, la intuición profética de la convocación del Concilio Vaticano II y la ofrenda de la propia vida por su buen término, quedan como piedras miliares en la historia de la Iglesia del siglo XX y como un faro luminoso por el camino que nos espera.

Queridos bergamascos, ustedes están justamente orgullosos del “Papa bueno”, luminoso ejemplo de la fe y de las virtudes de las enteras generaciones de cristianos de su tierra. Custodien su espíritu, profundicen en el estudio de su vida y de sus escritos, pero sobre todo, imiten su santidad. Déjense guiar por el Espíritu Santo. No tengan miedo de los riesgos, así como él no ha tenido miedo. Docilidad al Espíritu, amor a la Iglesia y adelante. El Señor hará todo. Que desde el Cielo él continúe acompañando con amor a su Iglesia, que tanto amó en vida, y obtenga para ella del Señor el don de numerosos y santos sacerdotes, de vocaciones a la vida religiosa y misionera, como también a la vida familiar y al compromiso laical en la Iglesia y en el mundo. ¡Gracias por su visita al Papa Juan! Los bendigo a todos de corazón.

Texto facilitado por Radio Vaticana

Biografía de Juan XXIII - Quién fue

Por estos días el continente americano vive una gran revolución como consecuencia de la elección del primer Papa de esas tierras, Francisco, y acompañando a ello, también ha suscitado el recuerdo de otros religiosos que desempeñaron el cargo y que supieron dejar su marca imborrable…


En tanto, uno de esos ha sido el Papa Juan XXIII, quien si bien ejerció el cargo durante un lapso breve, entre los años 1958 y 1963, supo dejar una huella imborrale gracias a su impronta personal, se lo llamaba popularmente el Papa Bueno y también en materia de política eclesial, ya que convocó el Concilio Vaticano II, uno de los acontecimientos religiosos que marcaría el siglo pasado por la gran convocatoria de diversas etnias que tuvo y también porque implicó la decisión de la iglesia de aggionarse en forma y en moral a los tiempos que corrían y que sin dudas lo demandaban.

Juan XIII o Angelo Roncalli, nació en el municipio italiano de Sotto il Monte, perteneciente a la Provincia de Bérgamo, el 25 de noviembre del año 1881.

Inclinado hacia la vocación religiosa y tras realizar los estudios correspondientes, es ordenado sacerdote a la edad de 23 años, cuando corría el año 1904. Al año siguiente es designado como secretario del obispo de Bérgamo y también al poco tiempo comienza a desplegar una labor docente en el Seminario de Bérgamo.

Durante la Primera Guerra Mundial desempeñará una doble labor: como sargento médico, por un lado y luego como capellán.
Y ya para los primeros años de la década del veinte es llamado por el mismísimo Papa Benedicto XV para desempeñar un rol importante en la Iglesia Católica, como presidente en el Consejo de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

Tiempo después, el Papa Pío XI , lo convierte en Arzobispo de Aerópolis, en Bulgaria. Allí desempeñaría una notable tarea en lo que respecta al desarrollo y promoción de relaciones con otras comunidades eclesiales, por ejemplo, la Iglesia Ortodoxa. Su trabajo en estas tierras fue tan notable que hasta se lo distinguió con el título de delegado apostólico en el año 1931.

A mediados de la década del treinta cambia de rumbo al ser designado como Arzobispo titular de Mesembria y debiendo entender en asuntos que involucraban a Grecia y a Turquía.

Otro hecho que lo distinguiría es su fuerte compromiso en la asistencia a miles de judíos durante la persecución del nazismo.

En 1944 recibe otro nombramiento importante, Pío XII, lo designa como nuncio apostólico en Francia con la clara misión de reorganizar ese espacio eclesiástico ciertamente castigado por la colaboración que los obispos habían tenido con el régimen nazi. Su enorme carisma terminó por solucionar el cisma acaecido en la iglesia francesa e hizo enamorar a cientos de franceses.

En el año 1953 es designado Cardenal Presbítero y Patriarca de Venecia.

En el cónclave del año 1958 causa sorpresa al ser elegido por sus pares como nuevo Papa.

Su forma afectuosa y su decisión de caminar per se las parroquias de la diócesis romana hizo que los fieles se identificasen rápidamente con él.

Algunas de sus acciones más publicitadas fueron la mencionada convocatoria del Concilio Vaticano II, que se proponía aggiornar a la Iglesia, la excomunión de la Iglesia del líder cubano Fidel Castro y la santificación del primer religioso negro: San Martín de Porrés.

En mayo de 1963 se confirma su grave estado de salud y a los pocos días, el 3 de junio del año 1963, fallece en la Ciudad del Vaticano. Tenía 81 años.

desde Quien.net: http://www.quien.net/juan-xxiii.php#ixzz2VIL3YTSN

loading...
TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified

Seguidores

 
INICIO Youtube Twitter Facebook Picassa Pinterest